La trufa negra y la vida en las masías de Castellón (II)

Hace unas semanas os empecé a contar el origen del desarrollo de la trufa negra entorno a las masías del norte de Castellón así como la descripción de este tipo de viviendas, en las que las familias no solo pasaban su día a día sino que desarrollaban también sus negocios alrededor de la agricultura y la ganadería durante todo el año. Hoy os contaré cómo es la estructura plantar habitual de una masía y todas las salas en las que se divide.

Estructura plantar de una masía

En un lateral de la masía había un granero, donde se guardaban las herramientas y útiles del cultivo. En la parte frontal, nada más abrir la puerta de entrada, se encontraba la primera estancia con el corral del macho para la labranza (lo que a día de hoy se utiliza habitualmente como garaje). De esta partía una escalera, que conducía al piso superior y al acceso a la bodega (de grano y no de vinos) y al resto de estancias adosadas al edificio y a los corrales. De esta manera, se podía acceder a cualquier sitio sin necesidad de salir al exterior.

En la planta baja de algunas casas había un porche o cobertizo con un banco de piedra para descansar; así cuando llovía o nevaba no entraba agua o nieve en la vivienda i cuando hacía calor tampoco daba el sol y se estaba mejor dentro de la vivienda.

El sitio más importante de la casa era la cocina. Esta era de grandes dimensiones porque aquí de desarrollaba toda la vida social de la familia. En la cocina se cocinaba en el fuego, se comía y era el punto de reunión de todos.

Mas Blanc, masía abandonada

Mas Blanc, masía abandonada

Desde la cocina se accedía al amasador y a la despensa. El amasador era una habitación más grande, porque aparte de servir para amasar el pan, era donde se ubicaba el horno, así cuando se cerraba la puerta que daba a la cocina, esta zona quedaba aislada.

La despensa de las masías

La despensa era una sala que servía de armario. Allí se guardaban todos los utensilios para cocinar, que eran numerosos, como todo tipo de ollas, cazuelas y sartenes, todas muy hondas para que cuando se friese algún alimento no salpicara a la ceniza. Los platos y la vajilla también tenían su sitio. Las piezas que no se usaban con frecuencia estaban sobre un estante, expuestas en una vitrina.

Otro elemento que se encontraba en algún lateral de esta despensa y que ocupaba casi toda la pared, era un cantarero, que como su nombre indica, se utilizaba para colocar cántaros un poco inclinados y recostados en una pieza de madera que tenía un agujero para poder verter el agua con más facilidad.

El vino se almacenaba en barriles o en recipientes hechos con piel de animal bien cosidos y cerrados; el aceite en ánforas; la miel en vasijas de barro…

En otra pared de la despensa estaba situada un fregadero donde se lavaban los utensilios con que se cocinaba, los platos y el resto de cosas que se utilizaban para comer.

Planta superior

En el piso superior estaban los dormitorios de toda la familia y también las salas donde se guardaba la harina, las legumbres y toda la comida no perecedera. Para separar los dormitorios de estas estancias se utilizaban unos tabiques. Este tipo de construcción se realizaba sujetando cañas por los lados y tablones de madera que se unían al suelo y al techo, después se cubría con argamasa hecha al 50% de arena de río y cal. Como periódicamente se pintaba esta pared con cal, resultaba muy fuerte.

Otra estancia era el secador, que recibe este nombre porque aquí se guardaba toda la comida que necesitaba temperatura fría. Estaba siempre orientada al Cierzo, que es aire del nordeste.

Aquí se guardaban todos los productos de la matanza como el jamón, carne en salazón o ahumada, embutidos, carne adobada con aceite que se conservaba en jarrones de barro, y también queso. Todo se colgaba del techo para evitar que si entraba un perro o un gato se lo comiese, dándose el gran festival. También se guardaban aquí los racimos de uva hasta Navidad, el fruto de membrillo después de hacer la carne de membrillo, el mostillo, hecho con el mosto de la uva, la miel directa del panal…

2019-09-25T12:00:21+00:00 30 septiembre 2019|Sobre la Trufa|