Origen e historia de la trufa negra en la gastronomía

La trufa negra es un hongo que destaca y ha tomado fuerza en la gastronomía internacional durante las últimas décadas, sobre todo en Italia, España y Francia pero, ¿cómo es el origen y la evolución en la historia de este preciado alimento? Os lo contamos.

Trufa negra en la Edad Antigua

El origen y conocimiento documentado de la trufa negra se remonta a la Edad Antigua. Ya faraones egipcios hacia el 1500 AC, incluían la trufa en sus platos y la consideraban un alimento preciado. Los babilonios preparaban recetas como el faisán trufado y los griegos y, posteriormente los romanos, utilizaron la trufa de manera regular en sus cocinas. La trufa negra se hizo tan deseable que se crearon leyendas sobre su origen divino y sus altas cualidades. De hecho, los romanos le atribuyeron poderes afrodisíacos y fue Cicerón quien denominó a las trufas “hijas de los dioses” o “milagro de la naturaleza”.

El diamante negro de la cocina

Con el paso de los siglos, la trufa negra mantuvo su preciado valor, formando parte de las mesas de más alto nivel. Su precio era tan elevado que solo la nobleza y las cocinas de alto poderío eran capaces de incluirla en sus recetas. Los mismos Luis XVIII y Napoleón Bonaparte fueron dos amantes de la trufa negra.

Entre otras propiedades de este preciado hongo, también se le otorgaron las medicinales y se utilizaba como antibiótico y para curar la gota.

La Exposición Universal de París de 1855 sirvió para propagar la trufa negra a nivel mundial y fue Anthelme Brillat-Savarin, filósofo gastronómico y creador del primer tratado gastronómico, quien denominó a la trufa negra como el “diamante negro”.

Nacimiento de la Truficultura

No fue hasta los siglos XVIII y XIX cuando el hombre comenzó a estudiar el complejo ciclo vital de la trufa así como a diferenciar sus especies.

A pesar de los múltiples intentos de cultivar trufa, las primeras plantaciones fructíferas aparecieron a finales del siglo XIX, aunque los resultados eran aleatorios. Los métodos de cultivo eran poco definidos y se basaban en la plantación de una bellota de roble junto a un poco de trufa.

Los buenos resultados de inicios del siglo XX incitaron a los truficultores a aumentar sus intentos de cultivo, pero las trufas no crecían, ya que el cultivo de este hongo necesita espacio y una amplia biodiversidad en el suelo, que colabore con la riqueza y nutrición del árbol y el hongo.

Trufa negra en el mundo

Los principales productores de trufa negra en el mundo son España, que recolecta entre un 30% y un 50% de la producción mundial, Francia e Italia.

En Fruits de la Terra somos amantes recolectores de la trufa silvestre pero nuestra pasión por este producto nos ha llevado a cultivar nuestra propia explotación de trufa negra en una extensa plantación de carrascas y robles micorrizados.

Si deseas conocer más sobre la historia y características de este maravilloso hongo, estaremos encantados de que nos escribas o nos visites en nuestra masía de La Tinença de Benifassà, al norte de Castellón.

2019-01-17T12:39:14+00:00 22 enero 2019|Sobre la Trufa|