TARTAR TRUFADO DE ATÚN Y AZUKIS

Monta este rico y refrescante tartar trufado en un recipiente con tapa y añádelo a tu picnik de verano.

TARTAR DE ATUN Y AZUKIS

 Comensales: 4 |870 min.

Ingredientes:

  • 30 g de azukis pesados en seco.
  • Una tira de alga kombu.
  • 100 g de atún.
  • 1 cebolla tierna.
  • 1 aguacate.
  • Unos fresones.
  • Apio picado.
  • Vinagreta trufada:
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Vinagre Di Módena con aroma de trufa negra.
  • Zumo de limón.
  • Salsa de soja.
  • Sal de Himalaya con trufa negra.
  • Pimienta y
  • Orégano.

Elaboración:

El día anterior, unas 12 horas antes, limpiar el azukis (Vigna angularis) y ponerlo en remojo con agua y sin sal.  Colocarlas en un recipiente amplio, ya que aumentan de tamaño y cubrir con el triple de agua.  Antes de su cocción enjuagar con agua fría y escurrir.

Cocer a fuego medio bajo de 11/2– 2 horas con la tira de alga. Enjuagar con agua fría y colar.  Reservar.

Para hacer la vinagreta trufada en esta ocasión, colocaremos en un bol 2 cucharadas de vinagre Di Módena con aroma de trufa negra, 2 cucharadas de zumo de limón, 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas de salsa de soja, un poco de sal de Himalaya con trufa negra, pimienta recién molida y orégano.  Emulsionar los ingredientes con un tenedor o unas varillas.

Cortar en pequeños cuadraditos el atún, colocar en un bol con la mitad de la vinagreta.  Mezclarlo bien, tapar con film y dejar maridar 10 minutos.

Pelar y cortar en brunoise la cebolla.

Mezclar el azukis con la cebolla y un poco del resto de la vinagreta.

Colocar un aro alto de emplatar sobre el plato y distribuir  una capa de azukis como base del tartar, presionándola suavemente con una cuchara para una forma más compacta.

Limpia, seca y corta los fresones en rodajas y añade encima del azukis.

Pela y corta también en brunoise el aguacate y coloca sobre el fresón.

Elimina el exceso de vinagreta del maridado de atún y colócalo sobre el aguacate.

Por último, añade un poco de apio picado y riégalo con un poco más de vinagreta.

Quita el aro con sumo cuidado y sirve.

 

CONSEJO: Si no dispones de aro de emplatar, puedes hacértelos tú mismo, cortando y lavando bien, un tetrabrik (forma cuadrada), una botella lisa y cilíndrica (forma redonda) o una lata de conserva para una forma más original.

Las judías azukis son pequeñas, de forma redondeada, de color rojizo y con un sabor dulce. En Japón se usan, incluso, en productos de confitería. Los azukis son muy utilizados en la dieta macrobiótica pues son las legumbres más yang.

Dejar en remojo toda la noche con una tira (5 cm aprox.) de alga kombu, que ayudará a ablandarlas y a que no produzcan flatulencias.
Pasada la noche, tirar el agua del remojo y poner por cada taza de azukis, 3 tazas de agua en una olla junto al alga kombu. Hervir, tapar, bajar a fuego mínimo y dejar una hora y media aproximadamente. No añadir sal, el alga ya da su toque, y si gusta con más sal, salpimentar al final de la cocción.

En general es recomendable emplearla en guisos, sopas que contengan hortalizas y legumbres, porque gracias a su contenido en acido glutámico ablanda las fibras y reduce el tiempo de cocción a la vez que las hace más sabrosas, más digestivas y menos flatulentas.

2019-07-31T13:52:18+00:00 15 agosto 2019|Ensaladas y Platos fríos, Recetario|